Últimas Entradas
Home / AIKI / Misogi

Misogi

Misogi

La práctica del misogi o purificación está muy extendida en diversas tradiciones tanto occidentales como orientales.

El rito de purificación a través del agua es practicado, por ejemplo, por hindúes en el sagrado Ganges, los observamos también en el ritual de inmersión de los judíos, las abluciones de los musulmanes o el bautismo en los cristianos. Pero existen varios tipos de misogi: la Purificación del cuerpo a través del agua (taki sugyo), la abstinencia y el ayuno con el fin de limpiar las toxinas del cuerpo, el misogi del corazón en un intento por apartar malos deseos y pensamientos y entrar en comunión con nuestro ser.

Existe el misogi de nuestro entorno, manteniendo nuestro alrededor limpio y en orden (en los monasterios Zen, primero realizan misogi de limpieza y orden seguido del misogi de sutras y de la lectura de la literatura sagrada,) de esta forma, el misogi se convierte en una oportunidad única de revocación exterior e interior, un volver a nacer de la materia al espiritu de la luz (Hikari-no Kaimi).

O-Sensei diría Aikido es misogi, misogi de nosotros mismos. Aikido es en sí mismo un camino de misogi, un puente entre el cielo y la tierra. Las habilidades del misogi son Aiki, el camino de la unificación entre el cielo y la tierra, el camino hacia la paz mundial, el camino hacia la perfección de la humanidad entera, la vía de los Kami (dioses), el camino del Universo.

 

Su Significado

 “MI” representa el cuerpo y la mente, el aspecto exterior e interior de un ser humano.

 

“SO” es el flexible envoltorio de “SU”, la chispa divina.

 

”GI” es el “KI”.

Misogi

Así misogi es limpiar, renovar todos los obstáculos, separarse del desorden y abstenerse de pensamientos negativos. Después de haber realizado correctamente el misogi y alinearse una vez más con las fuentes de la vida, alcanzamos el estado de sumikiri, de perfecta claridad de cuerpo y mente.

Misogi no es el arte de purificar por medio de diversas técnicas el cuerpo y mente para llegar a alcanzar nuestro ser interno. Consiste en la purificación en nosotros mismos de todo aquello que es de naturaleza animal, como las pasiones, los deseos de ataduras, el miedo, la cólera, la envidia, el orgullo, la pereza, la ambición, y un largo etc.

El misogi se convierte en una oración en acción, de devoción y de respeto a nuestra naturaleza interior. Para O-Sensei era una práctica diaria que incluso realizaba en el Dojo antes de cada keiko (entrenamiento marcial) por una serie de movimientos o kata que él llamaba misogi-no-jo, y que tenía la finalidad de purificar el cuerpo, la mente y el dojo.

Al igual que el forjador da forma y purifica el hierro hasta convertirlo en sable, el reflejo del alma del guerrero, el aikidoka purifica su mente y cuerpo de todo aspecto negativo para convertirse en el reflejo de su ser interior.

Diversas formas de Misogi.

A través del estímulo de los diversos misogi veremos cómo este, nos une a la naturaleza, nos vincula con el espíritu. No en vano la naturaleza en general, valles, montañas, mares, ha sido considerada siempre por la tradición como un espacio sagrado, morada de los sabios, de los tengu (espiritu de la naturaleza) y de los Kami (dioses).

Al respecto Morihei Ueshiba dijo:

“Una y otra vez será necesario que te retires entre las montañas profundas y valles ocultos para establecer tu lazo con la fuente de la vida.

KAIHO-GYO, el Misogi de la tierra se realiza por el accésit de caminar por las montañas. El Tendaí Shü perpetúa, entre otros, esta práctica en el monte Hiel, empezado por un retiro en un templo durante seis o doce años (Rozangyu) seguido de unas largas marchas a través de las montañas con la misma duración.

TAKI-SHUGYÖ, SHUGYÖ, el misogi del agua es el más conocido, consistente en la purificación bajo cascadas heladas en cualquier época del año. Morihei Ueshiba frecuentaba las cascadas de Nachi en los montes Kumano.

RITO DE GOMA, el misogi del fuego, realizado en ceremonias Tendai, es una práctica muy usual y consistente en quemar a través del fuego pasiones e impurezas de cuerpo y mente.

El monje oficiante quema pequeñas tablillas en las que se han inscrito aquellas imperfecciones o tendencias que deben pulirse para que la luz del alma brille en toda su pureza, es una auténtica transmutación, una alquimia.

Muchos monjes pasaron días enteros haciendo el rito de goma y hasta perdieron la vida durante la segunda guerra mundial en un intento por purificar las mentes de todos aquellos que estaban inmersos en la guerra.

CHINKON- CHINKON-KISHIN, KISHIN, calmar el espíritu y retornar a la fuente original. Es un misogi muy practicado en Aikido. Esta práctica de Chinkon le fue dada a Moriehi Uhesiba por Bonji Kawatsura (1862-1929) que fundó la misogi Kai.

A él le debemos ejercicios de misogi tan populares como tori-fune undo, furitama, etc.

TANREN- TANREN-SHUBURI, SHUBURI, la practica ascética del sable, consiste en realizar miles de suburis (tajos, con el bokken), tal y como solía hacer O-Sensei en los bosques.

Tras largos días de intensa práctica de misogi, grandes maestros del sable obtuvieron una revelación, al igual que O-Sensei, dando lugar a conocidas escuelas, La escuela tenshin Shoden Katori Ryu, considerada hoy en día como tesoro nacional en el Japón, fue creada por el maestro Izasa Choisai Henao (1378-14889 tras un largo accesis de 1000 dias, y a la edad de 60 años!, Miyamoto Musashi, que durante su juventud menospreció y criticó a los expertos de la escuela Katori, porque la escuela Katori fue fundada tras un largo periodo de accésis místico, acabó su vida meditando en una gruta.

El mismo Morihei Ueshiba tuvo en 1940, y tras largas prácticas de misogi, una revelación que dio lugar al actual Aikido. El mismo dijo fue poseído por el gran dragón rey Amen-noMurakumo-kuki-Sama Hara Ryu-o, olvidando todas las técnicas de artes marciales que durante años había aprendido. Más tarde fundaría el actual Aikido y crearía el misogi-no-jo y el misogi-no-ken, ambos basados en los movimientos del dragón.

Misogi no Ken y Misogi no-Jo

Morihei Ueshiba practicó varias formas de misogi, pero para él el Aikido era ya una forma de misogi.

El Shugyu diario en el dojo era la mejor forma de purificar cuerpo y mente “la esencia del cuerpo y mente, “la esencia del Aikido es limpiarse a sí mismo de cualquier malicia, armonizarse con nuestro interior y limpiar el camino de todo obstáculo y barrera.” Un entrenamiento constante nos permite debilidades y potenciar nuestra fuerza interior, ligados a un sentimiento de gratitud y respeto.

El empleo que O-Sensei hacía de las armas tenía también un significado de misogi. El sable era utilizado como un arma de luz que corta (al igual que la divinidad Fudo-Myo-o) las impurezas y a la vez nos conectaba con los Kami (dioses), nuestra esencia interior.

Por ello y en imitación al dragón que lo inspiró creó el misogi-no-ken, una bella kata que imita los movimientos del dragón en la forma del universo.

Trabajando con el Jo como instrumento de luz, iniciaba los keikos con el kata misogi-no-jo para purificar el dojo y las mentes de los que asistan.

En el inicio de la kata, el jo era dirigido hacia el cielo y O-Sensei recitaba la siguiente oración “Pueda la divina luz que se expande a través de los cielos, descender e iluminar la tierra, hasta las profundidades del océano.”

Solo así comprendernos el significado que para Morihei Ueshiba, tenía la no-violencia: La noviolencia es imposible sin la auto purificación”.

El Corazón del Misogi

El misogi se convierte en un camino de sufrimiento liberador a través del cual nos acercamos cada vez más a nuestra naturaleza interior y abandonamos nuestra naturaleza animal, produciéndose una transmutación de lo más material y no necesariamente impuro en el sentido judeocristiano, a lo más puro y divino.

Como en todas las tradiciones, es un renacer, un despertar a través del sufrimiento y la purificación del hombre-animal en hombre divino.

Pero este sufrimiento puede convertirse en orgullo y egoísmo si nuestras prácticas sólo van dirigidas a nuestro desarrollo personal. No faltan ejemplos de manifestaciones de gran poder por parte de practicantes que hacen alarde de su fuerza física bajo cascadas o en la manifestación del desarrollo del KI.

No perdamos el objetivo principal de misogi, el cual nos debe convertir en unos trasmisores de luz en beneficio de los demás como lo hizo O-Sensei, Realicemos misogi siempre teniendo en mente que nuestro sufrimiento durante estas prácticas, aliviará el sufrimiento de otros muchos seres cernidos en la oscuridad.

Solo entonces nos estaremos acercando al verdadero espíritu del Aikido. Como dijo O-Sensei, Aikido es misogi, purificación de la mente y del cuerpo, una vía para reformar y transformar el mundo.

El entrenamiento diario del Aikido permite que nuestra divinidad interior brille más y más. El Aikido jamás restringe o limita ni aprisiona nada, lo abarca todo y todo lo purifica.

Confiad en el Aiki para activar vuestras potencialidades, purificarlo todo y crear un hermoso mundo”

Sobre gendaireikihopanama_phjmq1

Ver también

Respiración Ki

Respiración Ki

Respiración Ki Existen varios métodos para el desarrollo de la energía Ki. Uno de los …

Deja un comentario